?

Log in

Yo
Fucking Nice
...varios desvaríos de una freak en internet
I still have no shame 
1st-Jul-2008 08:50 pm
Wicked: grope
Siguen teniendo la culpa las mismas.

Putillas.

La noticia se extiende como se extienden los rumores por las bambalinas; a medio vestir, a medio maquillar, a media luz y a meda voz.
 
Empuja la puerta del camerino sin necesidad de emplear demasiada energía en el proceso, no comprueba si está cerrada con llave ni tampoco golpea los nudillos sobre la madera para preguntar si es bien recibido. La puerta le conoce, se deja abrir con dulzura sin el más mínimo chirrío y no protesta cuando se apoya sobre su quicio en un movimiento ligeramente estudiado. Lleva la ropa de calle, el pelo ligeramente húmedo y los hoyuelos más burlones de su repertorio puestos.
 
-Así que Broadway – dice como si fuese un saludo habitual
 
No se sobresalta. No se gira. Kerry acaba de llegar y todavía está en vaqueros y camiseta, descalza y inclinada sobre su bolso que apoya en la repisa del tocador. Revuelve, rebusca, remueve bruscamente los contenidos del bolso probablemente en busca de su cocotero para comenzar la rutina del maquillaje diario pero mientras tanto su larguísima melena cae en cascada sobre su espalda y sobre sus hombros ocultándole la cara y no tenía ninguna intención de hacerlo – de verdad, ninguna- pero Oliver se separa del marco y cierra tras de sí la puerta dando dos zancadas gigantescas que podrían recorrer continentes enteros y que él se atreve a llamar “pasos”.
 
Le retira el pelo de la cara con el dedo índice y lo coloca en su lugar detrás de la oreja apenas rozándole la mejilla con el dedo índice en el proceso. Tampoco ahora ella se distrae de su tarea, no es como si fuese un gesto nuevo, en absoluto. Tampoco es como si fuese rutinario exactamente.
 
Se deja caer sobre el sofá ignorando los crujidos del pobre mueble cuando el peso de su largo cuerpo se desploma sobre los cojines y durante unos minutos la observa, cruza las manos por debajo de la nuca a modo de almohada y la observa.
 
Cuando por fin encuentra lo que está buscando deja al lado el bolso y se incorpora para recogerse el pelo, esforzándose conscientemente en no mirarle, en seguir los pasos del ritual uno por uno.
 
-Broadway – insiste en un tono que pretende ser totalmente casual
 
Kerry se quita la camiseta en un movimiento rápido y fluido y saca el maquillaje verde el cajón como si en lugar de su voz estuviese escuchando el sonido de la lluvia golpear contra el cristal. Se para. Suspira hondo como si fuese a dar un do de pecho de esos que sobrecogen a toda una audiencia y apoya el maquillaje en la repisa subiendo por fin la mirada y bajando los hombros.
 
-Creo que estoy muerta de miedo
 
Oliver sonríe y se levanta de un solo movimiento. Ahí parada, en un camerino que no es tan grande, sin camiseta, descalza, parece genuinamente asustada e increíblemente pequeña con su pelo rubio imposible acariciándole la cintura en una larga coleta, así que la agarra con dos manos que parecen desproporcionadamente grandes sobre sus omoplatos y la atrae hacia sí, abrazándola del mismo modo que la abraza cada noche en el escenario pero bastante más piel y mucho menos maquillaje.
 
Kerry se agarra con fuerza a su camiseta a la altura de la mitad de la espalda e inspira hondo de un modo imposible a través de su camiseta mientras él le mesa el pelo y distribuye con una sonrisa castos besos en lo alto de su rubia cabellera
 
-Es medio año – dice eso o algo que podría sonar como eso hundida en su pecho
 
-Son solo seis meses – contesta
 
-Es Broadway
 
Y no hay mucho que pueda decir ante esa afirmación porque sí, es Broadway y no el West End y sí, se trata de Nueva York que está un océano de distancia de Londres
 
-Podría ser peor – intenta por fin – te podrían haber ofrecido Tokio – se ríe y ambos vibran juntos con el movimiento – al menos en Nueva York hablan algo que se asemeja al inglés. Tangencialmente
 
Aprieta sus pequeños brazos un poco más fuerte en un abrazo que parece imposible y le deja sin respiración durante un par de latidos hasta que le suelta, separándose tan solo un paso.
 
-Se van a burlar de mi – y lo dice tan genuinamente seria y vulnerable que Oli no tiene más remedio que echarse a reír y agacha la cabeza para buscar su mirada
 
-¿Qué?
 
-Se van a burlar de mi acento – cruza los brazos sobre el pecho, nerviosa, todavía en vaqueros y ropa interior – a los americanos no les gustan los ingleses
 
-Los americanos adoran a los ingleses
 
-Pero no tanto a las inglesas
 
Es absurdo, realmente absurdo que esté en la cima del mundo y no se dé cuenta, que pueda mirarse al espejo cada noche cuando se quita su segunda piel de maquillaje verde y no ver lo que ve el resto del universo.
 
Pero no puede decirle eso, no puede decirle oírla cantar hace que se le olvide respirar, que vestida de bruja podría para el tráfico del mundo con levantar un solo dedo, que compartir escenario con ella es algo que algún día podrá contar con orgullo a sus hipotéticos nietos así que frunce el ceño y se lleva una mano al mentón como si fuese un modelo de Rodin.
 
-Ya lo tengo – dice – Te voy a enseñar el modo americano
 
-¿El qué?
 
-El modo americano – repite
 
-¿?
 
Y sí, es estúpido pero sonríe y parece mucho más relajada
 
-¿Ves a alguien más americano que yo por aquí?
 
-No - entorna los ojos – aunque tampoco a nadie menos americano
 
-Es igual – se separa un par de pasos más y coge perspectiva – tú solo tienes que andar así – separa las piernas y encorva ligeramente los hombros tambaleándose con cierto contoneo con cada zancada - ¿Lo ves?, con floooooooow
 
Kerry se ríe tan fuerte que tiene que doblarse y sujetarse los músculos abomínales mientras el pasea por la habitación.
 
-Oh – dice cogiendo el enorme bote de chicles de fresa que yace permanentemente en un rincón del camerino y vaciando la mitad del contenido en su boca- y hablhash ashí ¿vesh? Ahorha Túh
 
Kerry trata de parar las carcajadas sin mucho éxito y comienza a andar como si los hombros le pesasen toneladas y estuviese a punto de volcar cada vez que cambia el centro de gravedad con cada paso.
 
-Bien, y ahora ashí – dice, y cierra sobre la palma de la mano el dedo corazón y el anular cruzando la mano sobre el pecho – Wickeeeeeeeeeeed
 
Kerry se destartala, su risa llena el camerino y rincones recónditos entre bambalinas pero imita el gesto de su mano, parecido al que se haría en un concierto de Rock y lo cruza sobre el pecho también- Wickeeeeeeeeeeeeed.
 
Cuando el maquillador toca en la puerta y eleva los ojos al cielo al ver que todavía no ha empezado a maquillarse todavía se están riendo, absurdos e ilógicos y bastante retrasados sobre el horario de cada día.
 
Se convierte en su chiste privado cada vez que alguien menciona Broadway, cada vez que alguien menciona la despedida o la preguntan si va a sentir mucha nostalgia. Es su propio talismán para ahuyentar los miedos y las dudas y al final de la representación, cuando él corre desde el camerino donde acaba de quitarse rápidamente el maquillaje blanco de espantapájaros y ella espera a Dianne y hace sitio para que vayan saliendo a saludar sus compañeros, le aparta ligeramente del resto con un tenue tirón de su manga y le agarra la cara con ambas manos y las puntas de los dedos verdes hundidos entre su pelo
 
-Gracias- le dice
 
Y se pone de puntillas y le besa mientras al otro lado del telón, el teatro estalla en aplausos.

 
Comments 
4th-Jul-2008 08:24 am (UTC)
¡Aquí una putiilla!

Y qué bien le hemos hecho al mundo pidiéndote ESTO.

NO PUEDO COMENTAR ESTO SI NO ES EN MAYÚSCULAS, PORQUE OMFG NO PUEDO PROCESARLO!!!

Wickeeeeeeeeeeeeeed! l..l
This page was loaded Jul 23rd 2017, 2:56 am GMT.